Los suministros energéticos de un hogar se llevan gran parte de los gastos totales de la vivienda. Esto, sumado a las continuas subidas de precios tanto de la luz como del gas natural, provoca que los consumidores busquen formas alternativas para ahorrar en los recibos energéticos mensuales. Las primeras medidas que se recomiendan para ahorrar en las facturas son cambiar de tarifa, de comercializadora o disminuir la potencia contratada. Con estas medidas los clientes pueden conseguir una tarifa más económica, descuentos o disminuir la parte fija de la factura de la luz. Si quieres saber más sobre cómo proceder en estos trámites, puedes visitar esta página web informativa.

 

Si esto no es suficiente para reducir los gastos de tu hogar, una buena opción es utilizar energías renovables con las que conseguirás ahorrar unos euros mes a mes y además estarás ayudando al medioambiente. A continuación te contamos las ventajas de algunas de las energías limpias más populares entre los consumidores.

 

 

  1. Energía solar

 

La instalación de placas solares es una buena opción para ahorrar dinero en las facturas de la luz y el gas natural y a la vez ayudar a nuestro entorno. Se trata de una energía limpia y respetuosa con el medioambiente con la que producir tu propia energía utilizando un recurso inagotable: el sol. Apostando por la energía solar se consigue hasta un 34% de ahorro en las facturas de la luz, todo dependerá de la cantidad de energía consumida.

Ya son muchas las comercializadoras en España las que ofrecen tarifas con energía solar como fuente principal de producción de energía o incluso la instalación de placas fotovoltaicas. A la hora de elegir tu tarifa de electricidad puedes utilizar un comparador de luz, una herramienta online y gratuita que te indicará las principales características de las ofertas más económicas para tu consumo, pudiendo así elegir una tarifa con energía 100% verde.

 

A pesar de estas ventajas, la energía solar tiene algunos inconvenientes:

 

  • La gran inversión inicial que supone la instalación de las placas solares: dependiendo de la cantidad y el tipo de placas que se instalen la inversión podrá alcanzar los 6.000€.
  • En las horas nocturnas no se genera energía por lo que hay que almacenarla en baterías que también suponen cierto coste.
  • El conocido Impuesto al Sol que bloquea el autoconsumo. Sin embargo, el nuevo Gobierno de España ha anunciado su eliminación antes del 2019.

 

 

  1. Biomasa

 

Otra fuente de energía renovable es la propia materia orgánica que generamos en nuestro hogar; esta transformación de materia orgánica a energía se conoce como biomasa. Al igual que la energía solar, el uso de la biomasa supone invertir dinero en la instalación de una caldera en la que se almacena la materia orgánica convertida más tarde en combustible con la que es capaz de funcionar. Gracias a esta combustión se obtiene energía calorífica que puede ser usada para el sistema de calefacción y el agua sanitaria.

 

 

  1. Energía minieólica

 

Instalando turbinas de tamaño pequeño en la vivienda se consigue ahorrar dinero en las facturas de electricidad siempre que se instalen en un área donde sople el viento de forma continua. Para que estas turbinas con una potencia máxima de 100 kW sean rentables, el viento debe soplar a más de 4 metros por segundo. Al igual que el resto de energías renovables, se debe invertir una alta cantidad de dinero en la instalación de las turbinas pero el ahorro conseguido se compensa.

 

 

Estos tres tipos de energías son los más conocidos pero no los únicos. Así que si quieres ahorrar en tus recibos de la luz y hacerlo de forma inteligente utilizando recursos naturales, no dudes en apostar por el uso de energías renovables en tu hogar. ¡Notarás la diferencia!

Opt In Image
SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Recibirás nuestras noticias cómodamente en tu email